O cambias o te cambian



Publicidad de Google



In: Decoración habitaciones dormitorios|Diferencia Hombre- Mujer|Escuchado al pasar...|Estilo Femenino|Mujer

6Dec2009


Dejar que la comida se pudra en el refrigerador y no tirarla, traer revistas inservibles en el asiento de atrás del coche durante semanas, mezclar ropa limpia y sucia en algún rincón de la habitación, olvidarnos de los platos sucios en la cocina

Hay temporadas caóticas que llegan a instalarse en nuestra vida y nos vamos acostumbrando a ellas, hasta que alguien nos hace notar que el orden, nos guste o no, hace la vida más sencilla.

Me acuerdo cuando tenía quince años y mi madre tenía la osadía de entrar a mi recámara: “Ay, m’ijita. Si como tienes tu cuarto tienes la cabeza… Te recuerdo que no hay permisos hasta que no recojas tu desorden.” Con esas amenazas y una jeta de tres metros, arreglaba mi tinglado y obtenía el “pase de salida” para el fin de semana.

Pero cuando te lo dice tu madre y tienes quince años, mmm, como que no cuenta. Una puede controlar el caos y el mundo sigue girando. La cosa cambia cuando vives en pareja, el otro se vuelve un espejo que magnifica tus defectos. Es penoso darnos cuenta de que nuestros malos hábitos han empezado a causar estragos en la relación y, sobre todo, que no hemos tenido la voluntad de cambiarlos.

Paulina, por ejemplo, tiene cuatro meses de casada. Ayer nos vimos para tomar un café y la encontramos bastante desmejorada, un poco enferma, ojerosa e incómoda consigo misma.

vidasdesordenadas

– ¿No estás contenta? –preguntó Gaby.
– Tengo depresión post boda –respondió Paulina.
– ¿Cómo?

– Mira, después del rush de la fiesta y la luna de miel, me vino un bajón horrible. Siento que no me adapto…

Continúa….

Antes de casarse, Paulina vivía sola en su depa y era feliz con su desmadrito, un zapato por aquí, un suéter por allá, ropa tirada en el baño… Ahora Paulina extraña su caos porque su marido es el más ordenado: “Mi hombre es un bombón y me tiene mucha paciencia. Como ya me conoce, me asignó mi esquina del desorden, ahí puedo poner todo mi caos. Pero a veces se me van las cabras y dejo cosas tiradas. Él, sin decirme nada, las levanta y las ordena. Eso me hace sentir fatal”.

Roberta entró al quite: “Puedes seguir así, quizás él también se acostumbre, pero al llegar los hijos una ya no puede hacerse tonta. Cuando nació mi bebé me dije: o te educas a ti misma o él padecerá tus malos hábitos.”

Les conté que me pasa lo mismo cada vez que mi novio se sube a mi coche y no podemos escuchar música porque el estéreo tiene un falso contacto. Aunque él es muy respetuoso y no me dice nada, su sola presencia me hace sentir una vieja fodonga. Ya me ofreció llevarlo a reparar, pero como soy una orgullosa, le dije que yo lo haría (cosa que no ha sucedido). Al respecto, Roberta fue muy dura en su sentencia: “Yo creo que si amas tanto tus malos hábitos, entonces no mereces el amor de alguien más.” (Gulp!!)

Quizás Roberta tenga razón, pero este asunto tiene sus matices: todos necesitamos un poco de caos para tener la mente en orden, que ironía. Hay algunos que somos más obsesivos y otros más cínicos, pero todos tenemos nuestro lado caótico y, de manera más o menos consciente, dejamos tirada nuestra mierda (simbólica o real) con la que, irremediablemente, alguien se tropezará.

Si queremos vivir en paz con nuestra pareja o con la comunidad, tenemos que ponernos las pilas. La desidia y la pesadez pocas veces nos traen beneficios sociales. A veces somos taaaaan listas que encontramos una justificación incontestable para seguir siendo la peor versión de nosotras mismas: cuando no es la depre es el trabajo, cuando no es la falta de tiempo es la familia que nos educó así. Siempre habrá algo o alguien más en qué depositar nuestra falta de voluntad.

Creo que hay ámbitos de tolerancia para ser desidiosa y caótica, porque no pasa nada realmente trascendente si dejamos un calcetín olvidado debajo de la cama. Pero cuando nuestro desorden empieza a hacerle grietas a una relación, la vida es contundente: o cambias o te cambian (casi siempre por otra persona); es una bomba de tiempo.

También podés

Le pasó a una amiga

Significado de los sueños

Lo mejor en Novias

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Publicidad de Google



Deja tu comentario


Otras personas llegaron buscando:


  • cuando te cambian por otra persona
  • imagenes de cuando te cambian por otro
  • 27

  • cuando te cambian por otro
  • que te cambien por otra
  • Siento que me cambian por otra persona
  • recamaras en desorden

  • fotos de los dormitorios de las ijitas de la pareja real
  • siempre me cambian por otras personas
  • 7
  • que te cambien siempre por otra persona
  • imagenes de personas q te cambian por otra
  • imágenes cuando las personas cambian por otra persona
  • cuando te cambian por otra

  • magenes de cuando lo cambian por otra
  • imagenes de amor cuando tecambian por otra
  • cuando te cambias con otra persona
  • que te cambien por otro
  • o cambias o te cambian
  • imagenes de cuando te cambian por alguien mas



Categories

Academics Blogs