Machos y las comedias románticas



Publicidad de Google



In: Amor|Cine|Pareja

31Aug2011


Me encantó “Crazy. Stupid. Love”. Me gustó porque me gusta Steve Carrell y Emma Stone y Julianne Moore y porque me pasan cosas más fuertes con Ryan Gosling. Me gustó porque quiere a sus personajes, porque las partes divertidas son muy divertidas, porque entiende el dolor de un quiebre y el susto de un comienzo, porque es media perna pero en el buen sentido: cree en la idea de un solo amor. ¿Y para qué vemos comedias románticas si no es para soñar con cosas inverosímiles como esa?

Pero después de leer la crítica de mi sensei personal Hermes en Flims.cl, me hizo sentido otra cosa, que me había costado identificar: me gustó Crazy. Stupid. Love. porque es una comedia romántica de machos, y esas, maldita sea, son tanto mejores que las de minas.

Llamémoslo el “Efecto Bridget Jones”: desde hace unos años todas las protagonistas de películas supuestamente hechas pensando en el género son súper minas pero súper torpes, son solteronas, semi histéricas, si tienen un buen trabajo es porque no tienen novio y tienen la edad emocional de Carrie Bradshaw (cero). Todo se arregla cuando llega el príncipe azul, que por lo general es medio perno. Son las Katherine Heigl de este mundo, y no me gustan.

Las comedias románticas de hombres son otra cosa. Porque el hombre que sufre por amor nunca pierde el humor, y si lo hace, los amigos se preocupan de recordárselo con un par de cervezas. Porque el hombre de comedia romántica parte perdido, pero no desesperado. Porque el hombre de comedia romántica crece, pero no se avieja. Y porque siempre, siempre, siempre, le gusta una mina a la que sabe que no tiene mucho que ofrecerle, pero no se achica ante el reto. Después de todo, cosas más insólitas han pasado.

Es Jack Nicholson diciéndole a Helen Hunt que ella hace que él quiera ser un mejor hombre. Es Adam Sandler convenciendo a Drew Barrymore que la puede enamorar, como por primera vez, todos los días de su vida. Es Jim Carrey corriendo por un lago congelado de la mano de Kate Winslet antes de que todo se esfume, es el británico de “Love Actually” mostrándole un cartel a Kiera Knightley que dice: “Para mí, tú eres perfecta”. Es Steve Carell (spoiler) mirando a Julianne Moore en “Crazy.Stupid.Love” para decirle: “Debería haber peleado por ti”.

En las comedias románticas de hombres somos las más lindas. Somos el premio mayor. Somos mujeres. De las que valen la pena. Y ellos están dispuestos a todo por hacernos reír.

¿Para qué uno ve comedias románticas, si no es para creer en el algo así?

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Publicidad de Google



Deja tu comentario


Otras personas llegaron buscando:


  • Carrelly manutenção preço violeta
  • comedias romanticas y divertidas
  • comedias romanticas




Categories

Academics Blogs