Crónica: a 10 años de una gran crisis económica



Publicidad de Google



In: General

20Dec2011


‎- Como pasan los años ché!.. si, ya se que por la sumatoria de días y meses. Usaba esa expresión en la forma que suele hacerlo uno cuando mira el ángulo inferior derecho del monitor o la pantallita del celular y al ver la fecha recuerda de inmediato el mismo día pero años atrás. En realidad no recuerda el número de la fecha en sí, sino el recuerdo que esa cifra condensa. Por ejemplo; yo me recuerdo un día como hoy, justamente de mucho calor, pero diez años atrás. Con ganas de viajar en bondi, tren o subte; con ganas de no quedarme en casa, porque en casa no estaban pasando las cosas. Solo las pasaba el televisor.

Recuerdo sentir que no era el único que quería salir de su casa; en cada rostro que veía presentía que esa persona también quería llegar a donde yo iba… como cuando uno sube al bondi y ve una cara conocida de alguien que no conoce.

Recuerdo llegar en auto hasta Primera Junta y bajar las escaleras del subte directo al andén, sin pagar boleto ni preguntar si se podía pasar; el subte (donde ya no cabía nadie) llegaba solo hasta Congreso. Una vez ahí y a medida que subía las escaleras aparecía la confitería del Molino y unos escalones más la inconfundible cúpula del Congreso; sin darme cuenta estaba directamente en la calle (no era necesario usar las veredas pues no existía el transito), miraba el cielo azul y a caminar. Para cualquier lado que se mirara solo había gente; personas que no eran de ahí (o no parecían). Hombres de pantalon corto, chomba o en cuero. Mujeres con pollera, remerita musculosa y sandalias. Todos caminando, sin prisa y sin pausa. Como si todos pensaramos igual, nos detenemos en el momento que algunos comienzan a correr en la dirección contraria; de repente el cielo obscurece su tono azul y todos comenzamos a imitar a esos pocos corriendo por Callao. A medida que nos alejamos del lugar en el que estabamos van cayendo a nuestro paso pequeños tanques que largan humo. En la estampida humana agarro con fuerza la mano de mi prima y en un ejercicio de coordinación y velocidad, corremos al tiempo que esquivamos los gases lacrimógenos. Cuando por fin podemos doblar en una esquina, observamos a la gente que quedó en el camino pateando o cubriendo con remeras mojadas los tubos que largaban gas, mientras otros arrojan piedras (baldozas rotas) contra la policía que, instalada velozmente, cortaba el paso en Rivadavia y Callao…

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Publicidad de Google



Deja tu comentario


Otras personas llegaron buscando:


Nobody landed on this page from a search engine, yet!


Categories

Academics Blogs