Querido Hijo….



Publicidad de Google



In: Amor

28May2013


Foto: Querido hijo….El día que me veas mayor y ya no sea igual que antes: Ten paciencia. Cuando comiendo me ensucie; cuando me cueste vestirme: Ten paciencia. Recuerda las horas que pasé enseñándotelo.Si repito las mismas cosas, mil y una veces, no me interrumpas y escúchame. Cuando eras pequeño te expliqué mil y una veces el mismo cuento para dormirte.No te molestes cuando me cueste bañarme. Recuerda las mil y una excusas que tenías cuando eras niño para no hacerlo.Cuando en algún momento pierda el hilo de mi conversación, dame tiempo. Seguramente lo más importante no era lo que te decía sino estar contigo y que me escucharas.Si alguna vez no quiero comer, no me fuerces. Conozco bien cuando lo necesito y cuando no. Cuando mis piernas estén cansadas y no me dejen caminar, dame tu mano amiga. Como yo lo hice cuando tú dabas los primeros pasos.Y cuando llegue a decirte que ya es hora de irme de esta vida, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene nada que ver contigo, ni con tu amor ni con el mío. Simplemente que ya entregué todo lo que la vida esperaba de mí.Algún día descubrirás que pese a mis errores siempre quise lo mejor para ti y que intenté preparar el camino que tú debías seguir.No te sientas triste o enfadado o impotente por verme de esta manera. Simplemente acompáñame e intenta comprenderme como yo lo hice cuando tú empezaste a vivir. Ahora te toca acompañarme en mi difícil caminar. Ayúdame a terminar este camino con amor y paciencia. Yo te pagaré con mi sonrisa y con el inmenso amor que siempre te he tenido.Te amo hijo.(Anónimo)”

Querido hijo….El día que me veas mayor y ya no sea igual que antes: Ten paciencia. Cuando comiendo me ensucie; cuando me cueste vestirme: Ten paciencia. Recuerda las horas que pasé enseñándotelo.

Si repito las mismas cosas, mil y una veces, no me interrumpas y escúchame. Cuando eras pequeño te expliqué mil y una veces el mismo cuento para dormirte.

No te molestes cuando me cueste bañarme. Recuerda las mil y una excusas que tenías cuando eras niño para no hacerlo.

Cuando en algún momento pierda el hilo de mi conversación, dame tiempo. Seguramente lo más importante no era lo que te decía sino estar contigo y que me escucharas.

Si alguna vez no quiero comer, no me fuerces. Conozco bien cuando lo necesito y cuando no.

Cuando mis piernas estén cansadas y no me dejen caminar, dame tu mano amiga. Como yo lo hice cuando tú dabas los primeros pasos.

Y cuando llegue a decirte que ya es hora de irme de esta vida, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene nada que ver contigo, ni con tu amor ni con el mío. Simplemente que ya entregué todo lo que la vida esperaba de mí.
Algún día descubrirás que pese a mis errores siempre quise lo mejor para ti y que intenté preparar el camino que tú debías seguir.
No te sientas triste o enfadado o impotente por verme de esta manera. Simplemente acompáñame e intenta comprenderme como yo lo hice cuando tú empezaste a vivir. Ahora te toca acompañarme en mi difícil caminar. Ayúdame a terminar este camino con amor y paciencia. Yo te pagaré con mi sonrisa y con el inmenso amor que siempre te he tenido.

Te amo hijo.(Anónimo)”

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Publicidad de Google



Deja tu comentario


Otras personas llegaron buscando:


  • te amo hijo anonimo




Academics Blogs