Por las Rutas Argentinas



Publicidad de Google



In: General

8Nov2013


 

País raro, gente rara.. y en un punto, la gente rara es linda. A veces, el País es un lindo lugar y dan ganas de salir a recorrer (aunque sea un rato) esas Rutas Argentinas.
Vivir acá es como andar en esas rutas: Al final del recorrido tal vez encuentres el destino que esperabas o, te podés llegar a pegar el palo y cagarte muriendo. Así es la vida ché, una línea punteada que depende cómo la mires se corta o sigue hasta el final.

En las rutas tenes estaciones de servicio para descansar y distraerte un momento. Controles policiales que te detienen cuando menos lo esperabas y rotondas o señales en las que si no prestaste la debida atención podés terminar modificando inesperadamente el camino que habías elegido.
En el viaje hay que elegir: Elegir si te quedás perdiendo tiempo valioso solamente para descansar; elegir si te haces el distraído y afrontás los riesgos; elegir si seguís o seguís -pero para otro lado-.

En estos 30 años de vida (de la Democrácia) este País paseó por cada centímetro de cada una de las rutas, transitó también rutas aun sin asfaltar y hasta caminos de tierra y barro pegajoso. Tenemos la suerte de vivir en un País viajado. Es sabido que a muchos viajantes les gusta volver una y mil veces al mismo lugar, no les interesa conocer nuevos destinos, mucho menos imaginarse la posibilidad de que existan sitios aun sin conocer. Hay gente, también, muy viajada, que de tanto viajar solo se dan cuenta que repiten un destino una vez que están ahí. Otros más memoriosos saben a donde no quieren volver y apuestan a nuevos horizontes.

Acá es casi imposible saber si antes de emprender el viaje la ruta va a estar cortada, con embotellamiento, en reparación o destruida. Es difícil saberlo. Simplemente hay que estar seguro de algo: Sí realmente se quiere emprender el viaje; sin importar si olvidaste la llave de gas abierta, la ventana de arriba mal cerrada o si desconocés tu próxima parada. Lo importante es disfrutar el viaje; disfrutar en el sentido de saberle sacar el mejor provecho.

Hoy tuvimos una de esas noticias que nos encantan: las del estado de tránsito. Después de esperar que esa larga y lenta fila de autos que iba detrás de un camión –como un cortejo fúnebre- avance, nos desayunamos que finalmente el vetusto camión se hizo a un lado y de repente, todos esos autos que estaban esperando se encontraron ingresando en una rotonda con infinidad de vías que llevan a diferentes lugares, con diferentes gentes, diferentes culturas, diferentes voces. Un mismo País. Ya no hay camión adelante, cada uno puede elegir su camino. Una vez más, hay que elegir.

– Subí, sentate cómodamente y cerrá despá… bue, hacéla giratoria nomás! y ponéte el cinturón… Ahí está la música, elegí lo que quieras escuchar.

Atte, eug

1379401_10201470726401789_88047718_n

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Publicidad de Google



Comments are closed.


Otras personas llegaron buscando:


Nobody landed on this page from a search engine, yet!


Academics Blogs